El fotógrafo: discreto cazador de instantes

Foto: Ray Escobar


Lo bueno de ser fotógrafo, es que un buen fotógrafo jamás va a descubrir veinte años después que al frente de su casa hay un precioso árbol que jamás echó flores. Porque un buen fotógrafo siempre está a la caza discretísima de la sorpresa y no se puede dar el lujo de no mirar el árbol que es rutina... o la mujer de la panadería, que es rutina... o el cielo que siempre está allí, igual, azul, nublado, igual.

Tal vez allí esté la diferencia con el resto de los mortales; que los ojos se usan para descubrir, para maravillarse siempre, para sorprender a la vida en un acto memorable y guardarlo. Y nunca dirá, "mira esa ventana..." necesariamente, como un asunto de supervivencia, dirá, "mira esa foto"... o mejor aún... se colocará en el sitio preciso, en el momento preciso, sin ser visto... mimetizándose con el ambiente. Porque los momentos son frágiles, se asustan y se van. Y la vida se divide en pequeños instantes fotografiables... son demasiadas las fotos que no se hacen... Duelen, casi siempre.

Leer más...

El que tiene la imagen por oficio nunca deja de atrapar momentos, siluetas, sombras, volúmenes, texturas de esas que se tocan con los ojos; nunca deja de escudriñarle a la vida los matices en los negros más hondos... y los detalles en la luz intensa. Cualquier cosa se convierte en píxeles (antes negativo, color o blanco y negro). En una fiesta se sienta en el puesto correcto, desde donde pueda definir todas las situaciones, desde donde pueda divisar lo que pasa, y no exista detalle, gesto, sonrisa, insinuación, fastidio, que se escape a su mirada de fotógrafo.

Es otra manera de vivir, porque es una forma visceral de ver la realidad. Las fotografías vienen desde la emoción y no desde el intelecto. No se piensa en una foto para luego hacerla. Ella nace del instinto, de adentro, de la sensibilidad que se remueve... y quien piense mucho, más aún, quien piense, perdió el momento... porque la más posada de las tomas, tiene instantes, miradas, detalles, pensamientos que no se repiten... Y desde allí es desde donde suena el clic. Lo demás, es intelectualidad post-mortem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...