Hablar mal de los políticos es rentable, pero vacío

Pasé el día revisando infinidad de comunidades de bloggers de distintas partes del mundo. Me sorprendió que los blogs que más abundan sean los de opinión política, de noticias, de tecnología diversa (Internet, ayuda para bloggers, etc.), de video juegos, de cotilleo (chismes), de música y personales. Y yendo un poco más allá los que más entradas reciben (usando como medida los propios contadores que tienen en esos blogs) son los de tecnología y los de opinión política.

Lo curioso es que viendo y leyendo me doy cuenta que todos somos “expertos” en política, que su punto de vista es el que vale y es el más acertado. Los seguidores que dejamos comentarios por lo general nos limitamos a una especie de “umju, así es, te apoyo, este tío es lo que tu dices y más”. No encontré, con la frecuencia que hubiera querido, una discusión de nivel donde se contrapusieran las diversas opiniones respecto un tema. Por lo menos no fue lo usual. Hubo excepciones claro.

Leer más...

Lo que si quedo claro es que la gente se ocupa de mantenerse al tanto de los asuntos políticos que le interesan, pero más a nivel de cotilleo, de chisme, que con la intención de hallar alguna perspectiva que pueda darle luces para solucionar algo. Se siente la necesidad de los internautas de enterarse más allá de lo que encuentran a diario en los medios de comunicación “formales”. Se ve en esto una válvula de escape ante las frustraciones que constantemente les dejan sus gobernantes.

Hablar mal de Chávez, Fidel, Bush, Zapatero, Rajoy, Evo (y demás gobernantes del planeta) deja un dividendo envidiable en visitas a esos blogs. Y lo impresionante es la rapidez con que generan “noticias” el día entero. Tirarle flores a estos mismos personajes deja muchas menos registros de entradas al blog. Parece que gusta más, si le vas a Zapatero, hablar mal de Rajoy y el PP. Si eres partidario de Chávez te harías un buen favor hablando mal de Bush. Y si eres de los que estás con Bush ya sabes, pestes a Chávez y tendrás visitas para regalar.

Es algo así como mira todo lo malo que es el otro. Mira como aquel la caga. El otro nos quiere perjudicar con aquello. En fin descalificar, descalificar y descalificar al oponente. No se preocupa la gente en visitar los blogs donde se hable bien de nadie o por lo menos en política. Al final terminamos muy enterados de todo lo malo que es el otro y no tenemos ni puñetera idea de sí, al que le vamos nosotros, es bueno o qué. Y es que tampoco nos importa porque, en última instancia, con el solo hecho de que esté en contra de nuestro “lider” es una razón más que suficiente para que sea malo y le echemos más mierda encima al otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...