Le detectaron mal de Alzheimer en estado avanzado a Alfredo Toro Hardy, embajador de Venezuela en España

Alfredo Toro Hardy sufre AlzheimerA mí hasta se me había olvidado la existencia de Alfredo Toro Hardy. Pero leyendo un correo decidí seguirle los pasos desde su extraña y radical mutación al chavismo hasta hoy. Quise saber que había hecho a parte de vivir de los dineros públicos venezolanos en el Reino de España. Me encontré con que es una especie o espécimen, mejor dicho, que hace de promotor de la revolución roja rojita más que de representante diplomático de nuestro país. Tanto doctorado y tanto estudio, pa’ tanta mierda! (y que me perdone la mierda).

Generalmente trato de ser sarcástico, usar el humor negro, la sátira para referirme a la situación política, económica, educativa, cultural etc. de nuestro país. Pero esta vez el asco que me provoca la manera tan barata y vulgar como ha vendido su conciencia este individuo, me incita y me da derecho a despotricar de la forma más grosera que se me ocurra. Por eso quiero disculparme antes por lo que van a leer y por lo extenso, pero vale la pena.

El derecho me nace desde el momento en que “El Embajador” se da vida con el dinero de los venezolanos y se convierte en mensajero, sin capacidad de discernir, de la seudo revolución, dejando de ser representante de todos los venezolanos en España. Su accionar realmente dista de lo que nos hizo creer hasta que fue comprada su conciencia. La inteligencia con que nos deleitaba en sus columnas ha dado paso a una perorata reiterativa del discurso semanal de su amo: “el caudillo bufón”. Ahora se dedica a teclear bodrios producto de su inagotable e inaguantable estupidez senil.

Leer más...


La última perla es la pelea que tiene cazada con los diarios El País, el ABC y cualquier otro que cuestione la seudo-revolución de seudo-izquierda de “el caudillo bufón”. ¿Será imbécil este hombre o será realmente cierto lo que digo en el título de este post? Según él “…los cuestionamientos permanentes de El País con respecto al Gobierno del presidente Chávez, parecieran evidenciar que también este medio tiene una posición tomada en relación con la situación política venezolana” y luego una paja loca respecto al manual de estilo de ese diario.

¿Pero en que país es que está trabajando Toro Hardy? Todo el mundo sabe, aquí en España, que tanto El País como el ABC tienen una línea editorial de derecha. Que la cadena SER es de izquierda y la COPE de derecha. Pero es que además ya ni los medios tradicionales de la izquierda española se comen el cuento del “socialismo” del que habla Chávez, aquí se le ve como eso: “el caudillo bufón” ¿Por qué el imbécil no cuestiona a medios españoles que le son favorables al “caudillo bufón”? ¿Por qué no cuestiona los medios venezolanos VEA, Aporrea, VTV, Radio Nacional de Venezuela, TVes o la Agencia Bolivariana de Noticias donde no se consigue una noticia de la oposición que le favorezca? Que se vaya a Cuba a criticar el Gramma para el que la oposición ni siquiera existe!

En su enfrentamiento con Luis María Anson (miembro de La Real Academia Española y Presidente de El Imparcial) quedó muy mal parado, dejando al descubierto que no sabe hacer otra cosa para ganarse la vida que repetir, como un buen lorito, todo lo que le indican desde Miraflores a través de “Alo Presidente”. Toro Hardy se creé que puede tratar a los medios de comunicación españoles como trata a los medios venezolanos.

En la misiva, el imbécil, se queja de “…acusaciones insustentadas e irresponsables contra el Presidente Hugo Chávez, vinculándolo con ETA y utilizando adjetivos calificativos indignos de un académico de la lengua. Esta vez, sin embargo, se pasó usted de la raya. Lo conmino públicamente a que presente pruebas de que lo que afirma. De lo contrario, quedará claro quién es el bufón...” y la réplica de José María Anson vale la pena publicarla en su totalidad. Fue publicada en su columna “Al Aire Libre” en El Imparcial de España.


El Embajador de Chávez

El embajador de Chávez en Madrid, en carta que publicamos en este número de El Imparcial, me “conmina” a demostrar lo que afirmo en Al aire libre sobre el caudillo bufón de Venezuela. Aunque la “conminación” respeta muy poco la libertad de expresión, y yo me pasé las conminaciones de Franco por el arco del triunfo en vida del dictador, aclararé algunas cosas, con el mayor respeto, al señor embajador.

Aquí el único que insulta, y gravemente, es el presidente Chávez, que ha injuriado de forma desmesurada e incivilizada, al presidente de México, al de Colombia, al de Estados Unidos, a Ángela Merkel, a José María Aznar y al Rey de España, entre otros muchos. Si así lo desea, reproduciré para el señor embajador las lindezas vomitadas por la verborrea incontenible del caudillo bufón.

Y empleo esta expresión porque así lo calificó un prestigioso intelectual de izquierdas: Carlos Fuentes, premio Príncipe de Asturias, premio Cervantes, futuro premio Nobel de Literatura. El gran escritor mexicano comparó además a Chávez, en gestos y actitudes, con Mussolini.

Según informaciones contrastadas, Chávez entregó 300 millones de dólares a la guerrilla comunista Farc. En un excelente informe del diario ABC se afirmaba que “Venezuela se está convirtiendo en un nuevo santuario de Eta”. La Coordinadora Simón Bolívar, financiada por el caudillo bufón, ha salido en defensa del grupo etarra Batasuna, profiriendo graves ofensas contra España que, con escaso gusto, suministraré al señor embajador si me “conmina” a que lo haga. Chávez concedió una indemnización de 325.000 euros a los etarras Sebastián Echániz y Juan Víctor Gazuka. Lorenzo Ayestarán, Ángel Aldana, Jesús Urteaga y Eugenio Barrutiablengoa, etarras que suman cuarenta asesinatos, viven protegidos por Chávez y gestionan la nacionalidad venezolana. Otro etarra, Arturo Cubillas, reclamado por tres asesinatos, ha trabajado como director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del ministerio de Agricultura de Venezuela. Su esposa era amparada por el caudillo bufón como directora general en el despacho de la Presidencia de la República. Más de sesenta etarras, en fin, han abandonado Francia, para refugiarse en Venezuela.

¿Me “conmina” el señor embajador de Venezuela en Madrid a que le suministre más datos, por ejemplo la parafernalia del tráfico de armas? Lo haré con todo respeto y escaso gusto.

Luis María Anson
De la Real Academia Española
Presidente de El Imparcial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...