En casos como estos se justificaría que guindaras a tu padre por las bolas!

Don Regalón ChavézVamos a hacer un ejercicio de imaginación... supongamos que Venezuela es una familia de mamá, papá, varios hermanos y la abuela que vivimos bajo un mismo techo. Nuestra casa queda en la misma cuadra donde vive otro montón de familias similares, con sus virtudes y sus defectos, con sus problemas propios y sus maneras muy particulares de resolverlos.

Durante muchos años nuestra economía ha sido muy mal llevada por "el padre de turno" (el gobierno). Los “cabeza de familia” que hemos tenido se han gastado el dinero de toda la familia en ellos, en irse de rumba, sin preocuparse de que nuestra casa cada día se deteriora más, que no estamos bien alimentados, que nos estamos asistiendo a clases, que no tenemos para los útiles escolares ni los uniformes, que no tenemos un seguro médico decente, que nos enfermamos y no hay para las medicinas, que se están metiendo en nuestra casa a hacernos daño y todo un sinfín de calamidades más.

Nuestros vecinos han tenido también sus etapas y sus circunstancias. La familia Colombia con su pelea entre hermanos (guerrilla), la familia Ecuador y la familia Bolivia con su miseria, la familia Cuba con su padre tirano y así todos los demás.

Nosotros siempre habíamos soñado con tener suficiente dinero para hacer todo lo que necesitábamos en nuestra casa para estar mejor. El momento llegó. El negocio al que se ha dedicado la familia (el petróleo) ha ido mejorando cada vez más en estos últimos años. Pasamos a vender el fruto de nuestro trabajo a cinco veces el precio que tenía hace 5 ó 6 años. Es decir estamos “buchones”.

Todos esperábamos que “el cabeza de… familia” nos dijera: “bueno muchachos, aquí tienen pa’ la ropa, esto pa’ los útiles, esto pa’ reparar el techo, vamos ha hacer otro bañito, vamos a comprar una matas pa’l patio, vamos a llenar la despensa, vamos a comprarnos otro carrito y a mandar a arreglar el que tenemos, vamos a comprar un seguro médico, vamos a ponerle rejas a la casa pa’ que no se sigan metiendo, vamos a pintarla y acomodar el jardín, vamos a comprar herramientas para que nuestro negocio crezca, vamos a construir un par de habitaciones más pa’ hospedar a la gente que quiera visitar nuestra casa…” etc.

Leer más...


Pero no ha sido así, todo lo contrario… el “guía de la familia” ha decido arreglarle la casa a la familia Cuba, a la familia Bolivia, a la familia Ecuador, a la familia Perú, a la familia Argentina, a la familia Nicaragua y otras más. Se ha peleado con nuestros vecinos de calle y se anda juntando con los de otro barrio lejano, le está dando dinero al hermano que está asesinando su familia en la casa Colombia, se ha peleado con la familia USA que son unos buenos clientes, anda bravo por un problema que tuvimos con la familia España hace más de 500 años, se ha dedicado a insultar a los jefes de las otras casas.

Quiere que todos los vecinos hagan lo que él quiere y para lograrlo anda regalando el dinero que debería estar invirtiendo en nuestra casa. El dinero ni siquiera entra en la cuenta de la casa y no sabemos cuanto es lo que tenemos, ni que está haciendo con el. Si le pedimos cuenta nos descalifica, nos agrede y dice que estamos de acuerdo con otras familias para perjudicarlo. No para de hablar mal de la parte de la familia que no está de acuerdo con él. Ha hecho que nos peleemos entre nosotros usando mentiras y excusas trasnochadas y sin sentido. Para recibir lo poco que deja para la familia nos exige que hagamos lo que él dice. Ha ordenado que nos maten por querer cambios.

Está haciendo negocios muy riesgosos, poco o nada rentables, con familias que nada tienen que ofrecer de respaldo. Negocios donde nosotros estamos poniendo todo… el dinero, el conocimiento, la materia prima, las herramientas. No se da cuenta que esos vecinos le ríen todo, le aplauden todo y hacen lo que el dice para recibir el dinero que anda regalando. Ofrece dinero prestado al 1% a otras familias, pero a nosotros no nos quiere prestar nuestro propio dinero y cuando lo hace nos cobra unos interés muchísimos más altos.

No ha podido administrar bien nuestra casa. Nos anda metiendo mentiras todo el tiempo para disfrazar su incapacidad. Culpa a otros de sus fracasos. Nos amenaza constantemente con darnos una paliza. Nos hace promesas que luego no cumple. Hoy dice una cosa y mañana si se levanta de mal humor dice otra. No cumple ni le importan las normas de la casa. Alcahuetea a los que están con el y nos calumnia a los que nos oponemos.

Entonces… ¿Qué se puede hacer con un padre así?... Puedes huir de tu casa… o pelearte con él y exigirle respeto… También puedes intentar hacerlo entrar en razón… Aquí en España lo puedes denunciar y seguro que el juez falla a tu favor contando con las pruebas que tenemos nosotros… Pero de verdad creo que la solución ideal sería guindarlo por las bolas en la Plaza Bolívar y que se joda!

4 comentarios:

Bluesoul dijo...

muy buena tu analogia ray...eso es lo que comentamos todos los venezolanos que no estamos con el, lo decimos cada vez que vamos en una avenida y caemos en un hueco...¿porque regala petroleo a los demas paises si el suyo esta lleno de huecos? ¿es que acaso los venezolanos no nos merecemos tener una buena vialidad?, pero en fin!!! lo peor es que este señor luego llama "VENDE PATRIA"a las personas que se van del país a buscar un mejor futuro para ellos y su familia...¿quien es mas vende patria?.... felicidades...hasta escribiendo de politica eres bueno ...

saludos

luis dijo...

ahora por las lluvias hay cerca de 50 casas que se estan cayendo en la zona de antimano, las pesoans estan desesperadas, y dicen que no se van para un refugio, las imagenes de tv muestran las casas todas agrietadas. Para elos no hay casa.
hoy en peru el gobierno regala mas de 100 casas para los danmificados por las inundaciones de ese pais.
pero aqui en el pais no hay.
Que se vallan a vegetar a un refugio por años.
y los del gobierno andan en autos que el mas barato vale unos 150,000 BsF.
y chavez gana las elecciones.
tengo que estar loco si todo el resto esta cuerdo

Fabiana dijo...

¡Qué tristeza me produce comprobar una vez más que Latinoamérica toda pasa por la misma situación! Por distintas razones, pero con las mismas consecuencias negativas para la población. Acá en la Argentina, el gobierno recauda millones. Nunca hubo tanto superavit como ahora. Pero seguimos sin escuelas en condiciones, sin hospitales equipados, con jubilados en la miseria, con más inseguridad...Y podría seguir con la lista. Lamentablemente, el dinero nunca vuelve a la gente.

Ray Escobar dijo...

BLUESOUL, LUIS Y FABIANA:
Así es... una triste realidad que hemos venido permitiendo... en parte somos culpables, quizá por inercia, por dejarnos llevar, por permitir que nos sigan engañando... por no haber entendido lo necesario de la participación activa dentro de la vida política de nuestros países... lo bueno es que así como están estos desgraciaddos robando también existe un gran numero de gente en procura de cambios...
Saludos y gracias por su visita...
Ray Escobar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...