Yo también quiero un ejército que deje de vender tomates y leche y rescate a los todos los venezolanos secuestrados

Liberada Ingrid BetancourtLa alegría que entró ayer en nuestra casa aún nos tiene con una sonrisa y una mirada distinta, fresca, sabrosa… Liberada Ingrid Betancourt!... Pareciera una pendejada, sobre todo por lo lejos que estamos, por que ni conozco a Ingrid Betancourt, ni somos familia, ni somos paisanos, ni nada de nada… Pero creo que momentos como estos dan un empuje grande al ser humano, crea una ilusión gigante de que todo, todo en la vida se puede arreglar, que todo puede llegar a feliz término siempre que no se pierdan las esperanzas.

Estábamos hablando por teléfono con un amigo en Venezuela cuando nos enteramos de la noticia… dejamos todo y nos instalamos a ver Globovisión vía Internet (of course) y no nos despegamos de allí hasta las tantas de la madrugada. Era la noticia más esperada, la que nos llegaría todos. La imagen de esa mujer abrazando a su madre después de tantos años de cautiverio no tiene precio, la emoción de todos los rescatados, los ojitos brillosos de todos. Al final nuestra alegría tomó forma de lágrimas.
Desde temprano de hoy me puse a ver las reacciones y los comentarios en los distintos blogs y muchos de ellos daban dan cuenta del hecho, haciendo resumenes, creando links, dando su opinión, pero la constante es la felicidad por el rescate... Martha Colmenares, enigma-PRESS, RomRod, Luz Clarita, Manuel Miranda Opina son algunos de los puede visitar para ponerse al día.

Que distinta esta situación a la vivida con el teatro montado por Chávez y Piedad Córdoba con la liberación de Clara Rojas. Que necesidad tan grande de protagonizar tienen estos dos seres, cuando la verdadera protagonista es la libertad, la felicidad y la resurrección. Pero el “Caudillo Bufón” no podía perder esa oportunidad de representar su papel de “salvador” del mundo creando un suspenso, como si de una película se tratara.

Leer más...


Álvaro Uribe con tranquilidad y con mucha clase dejó el protagonismo a quien lo merecía, dejó que fuesen la propia Ingrid y los demás liberados la noticia. Dejó que el Ministro de Defensa colombiano, sus Generales y los hombres de armas se llevaran las glorias que merecen… en fin Álvaro Uribe dejo espacio para que toda Colombia y todo el planeta disfrutaran el momento de manera espontánea y sencilla. Solo a última hora, rodeado de los rescatados, apareció con un discurso sin agresiones, ni amenazas, donde calmado y comedido invitó a la paz, invito a deponer las armas y a vivir en democracia a todos los colombianos. Elogió a quien tenía que elogiar: su ejército, sus mandos militares y su Ministro.

Chávez mudo de la impotencia, de la rabia por que sus aliados (las FARC) no le dieron el papel principal en este drama a él cuando el se los pidió. Sin palabras al encontrarse con declaraciones lúcidas, respetuosas pero firmes de Ingrid Betancourt pidiéndole respeto por la democracia colombiana. Sin saber aun que posición tomar, estudiando los pasos que debe dar par no seguir cayendo mas abajo de lo que ya esta.

Ahora a la guerrilla colombiana se le vienen encima deserciones, divisiones internas y operativos militares que terminarán por acabarla. Los ultrosos que queden seguramente Chávez los rescatará, los subsidiará y les dará utilidad dentro y fuera de nuestro país para sus fines políticos, hasta que ya no les sirvan y los traicione como hace con todos sus adeptos.

Esta caída en picada del movimiento guerrillero en Colombia demuestra que los proyectos político-personalistas con bases de ficticia revolución y sin planteamiento ideológico serio, terminan cuando muere la cabeza, cuando muere el que da todas las ordenes, cuando muere el que maneja el dinero, cuando muere el que les mete el cuento en la cabeza, cuando muere el que los manipula, cuando muere el “guía espiritual” y el que les ha hecho creer que sin él solo existe la nada y después de él solo queda la destrucción.

Así lo hemos ido viendo y viviendo con el “Caudillo Bufón” en nuestro país. Eso mismo le está pasando sin darse cuenta o quizás si y por eso está tan temeroso de hablar respecto al rescate y liberación de los secuestrados. Quizás por eso está tan asustado con las elecciones de Noviembre… los síntomas son claros: deserciones del PSUV y de algunos de sus aliados históricos, falta de unidad, incumplimiento de metas de sus pupilos y una sociedad cada vez más adulta políticamente que no está dispuesta a dejarse engañar nuevamente.

Celebro enormemente la liberación de 15 los rehenes, celebro la acción ejemplar del ejército colombiano. Espero que los demás prisioneros de las FARC sean liberados pronto sanos y salvos. Deseo que Colombia pueda alcanzar la paz rápido y sin más hechos que lamentar. También deseo para mi país un ejercito que deje de vender tomates y leche y se dedique a cuidarnos de los secuestros, que se dedique a cuidar nuestra soberanía y nuestra democracia, que no apunte sus armas contra nosotros, los que pagamos sus sueldos, por mezquindades, poder y dinero. Quiero un ejercito que me haga sentir esta misma felicidad rescatando a los todos los venezolanos que están en manos de estos terroristas.

Felicidades para todos los que añoraban este rescate tanto como yo… y bienvenidos los liberados y mucha fuerza y esperanzas para los miles de familiares que siguen padeciendo el drama del secuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...