Sobre cobardes y despidos y despidos cobardes…

Foto: Cheo Pacheco

Recientemente me enteré, de este lado de Atlántico, del despido de once colegas del diario El Universal y que, como siempre, son noticias desagradables, tristes y preocupantes para el gremio. No voy a detenerme en las razones de fondo que debe haber esgrimido la empresa (además no las conozco) para dejar sin empleo a estos profesionales del periodismo.


Muy en el fondo seguramente los administradores tomaron esta medida por la misma razón de siempre: Cumplir con el presupuesto, estar dentro de los números, mantener el margen de ganancia de los accionista… en fin cumplir con la misión que se les encomendó, para la que han sido contratados. Razones con las que se puede o no estar de acuerdo y que pudieran ser reales o ficticias.

El detalle está en quién escoge y cómo se escoge al trabajador que va a ser despedido y, definitivamente, esta es una responsabilidad muy grande que no debe dejarse en manos de una persona incompetente, cobarde y mediocre. Este tipo de jefes o supervisores, que solo deberían tomar en cuenta el rendimiento profesional, lo complican todo. La razón: por lo general, proyectan sus propias deficiencias y limitaciones en sus subordinados, trasladan culpas y se escabullen con sigilosa agilidad ante situaciones que puedan poner en evidencia su mediocridad o pongan en riesgo su propia estabilidad dentro de la empresa.

En la vida laboral el paso casi inevitable, luego de muchos años dedicados a una profesión, es buscar alguien que crea en ti como jefe, coordinador o supervisor de un grupo de trabajo. Lo ideal es que esto se logre demostrando capacidad de liderazgo, don de gente, capacidad para organizar equipos y otras más… Pero son muchos, demasiados para mí gusto, los que logran escalar esas alturas sujetándose en falsas capacidades, que solo existen en su propia imaginación.

Estos futuros "jefes" suelen ser personas que se apoyan en manipulaciones, habladurías y descalificaciones para lograr ascender. Se aprovechan de falsos nexos de amistad, que han creado y mantenido metódicamente a la espera del momento justo de dar rienda suelta a su capacidad histriónica, para convencer a los empleadores de que son las personas idóneas para el puesto.

En realidad son genuflexos de oficio cuyo fin único es preservar su estatus dentro de la empresa sin importar el costo. Aparentan respeto y consideración por la condición humana, pero no se detienen a pensar en las consecuencias de sus actos… y este es el caso que quiero relatarles.

Un día en la redacción de El Diario de Caracas me pidieron que hiciera unas fotos de un invitado allí (no recuerdo quien). Me pareció que era una pauta muy sencilla, que podía hacerla cualquiera. Esto me llevo a entrar en el laboratorio y pedirle a Cheo Pacheco que las hiciera él. Creo que se sorprendió, es posible que hasta se asustara, pero tomó la cámara y se fue ha hacer las fotos.

Regresó emocionado y no se quedó tranquilo hasta que no las vio reveladas e impresas al día siguiente en el periódico. No recuerdo si salió con su nombre o no, pero la satisfacción de saber que era suya esa foto fue invalorable. Lo mismo sucedió con su mejor amigo y compañero de trabajo de esa época Jorge Santos.

De eso hace ya muchas lunas… diría que veinte años casi. Aquel muchacho no dejó de esforzarse en su camino hacia el reporterismo gráfico. Fueron muchas las energías y el tiempo que invirtió en ello, pero valió la pena. El fruto de su tesón lo podíamos disfrutar hasta hace unos días en las páginas del diario El Universal (Caracas, Venezuela).

Hace poco, Cheo, llego a la redacción y se encontró con Jorge descompuesto, triste, molesto… esa actitud de su mejor amigo le preocupó. No entendía que le pasaba y su amigo no sabía como explicársela. Terminó consolándolo sin tener muy clara la razón por la que lo hacía, pero al fin y al cabo la amistad es así, bella y sin explicaciones.

La situación fue tan extraña que debió venir un “jefe de verdad” (de esos que si tienen cojones, de los que merecen ser respetados nos guste o no) para asumir la situación. Le explicó a Cheo que sobre Jorge recayó la responsabilidad despedirlo a él del periódico, pues el jefe de fotografía en el momento en que se enteró de la “movida” dio instrucciones y salió corriendo. No tuvo el coraje de dar la cara en el momento que debía y “pa’ luego es tarde”… al mejor estilo de Chávez cuando las cosas se le ponen duras.

Su creatividad fraguó las mil excusas, como siempre. Como el día de la foto del suicida, en un charco de sangre, dentro del sótano del Centro Plaza, publicada en El Diario de Caracas y por la cual se pidió una cabeza. El mismo personaje en esa oportunidad resbalo la responsabilidad, con su cara muy lavada, hacía Doris Seguí y Wilmer Ascanio. Pero Lucy Gómez, corrida en siete plazas, no se dejó embaucar y los defendió a capa y espada. Esta historia, que gracias a Dios y a Lucy no pasó de ser una anécdota, pueden corroborarla preguntándosela a cualquiera de los implicados.

También está el cuento de la famosa carta contra El Gurú que ya narre en otro post y que al parecer hirió susceptibilidades al punto de de llevar al susodicho a insistir en invenciones disociadas.

Y me pregunto yo: ¿Si lo hizo antes por qué no lo haría ahora?... y, ¿Qué hay de cierto en que la vacante que deja Cheo la va a cubrir con otra persona afecta al jefe? ¿Entonces no fue por razones económicas el despido? Siendo de ese modo ¿No estarían incurriendo en un despido injustificado? ¿No daría eso paso a que se declarase improcedente y obligar a la empresa a reenganchar al trabajador? (decisión que tomarán encantados los jueces laborales chavistas solo por joder!... que cagada, no?)… seguramente la empresa ya esté tomando nota de la incompetencia de este supervisor.

Por último quiero decir que si soy irrespetuoso es por decir las verdades bien claras. Tengo ese terrible defecto de decirle las verdades a la gente en su cara. Todos los que me conocen dentro y fuera de mi vida laboral saben que pueden tener claro que no me ando con rodeos a la hora de percibir injusticia, deshonestidad, hipocresía, adulación, mentira… de hecho muchos de los que lean esto seguramente estarán de acuerdo conmigo que esta manera de ser me trajo inconvenientes en su momento…

Pueden preguntárselo a Mariela Pereira, que con todo lo que nos queremos ella no soportaba trabajar conmigo por contestatario… o German Perez Naím (delante de Mario Villegas y Javier Conde en una discusión de contrato) o al Chino Víctor Díaz frente a los compañeros de fotografía… No se salvo el difunto Lombardi en El Globo… ni Esso Álvarez en El Mundo… ni El Gurú coño!…

En fin, que no me quedo callado y lo que digo lo sostengo por que no me ando inventando historias… soy como soy y todos lo saben… Usted, Freddy Henríquez, es como es y toooodooooos lo sabemos aunque se crea que nos engaña. Le pregunto a usted lo mismo que a Esso Álvares en su momento: Si es usted tan sincero y correcto en el trato con las demás personas dígame de verdad ¿Cuantas personas meterían la mano en la candela por usted?... (A Esso le dije fue que podría cosechar algunos logros profesionales con que tapar la inmensa soledad en la que se esta quedando o ya se quedó)

Por cierto muy buena frase la que dejó en el blog de Matea, creo que debería aplicarla a su vida, si me permite el consejo: “De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientas” Jules Renard… aunque creo que mejor le dejo una de Edgar Allan Poe: “No es verdaderamente valiente aquel hombre que teme ya parecer, ya ser, cuando le cuadra, cobarde”…. Sin embargo, en su caso, diría Nietzche que “inútil es demostrarles la verdad a aquellos cuyos pensamientos son bajos”.

P.D.: por cierto no fui “forzado a renunciar a El Diario de Caracas” (según versión de F.H.), renuncié por la razón mas rebuscada del mundo en ese momento. Subí a la oficina de German Pérez Naím y le pedí que me liquidara doble porque me quería ir. Se sorprendió y me preguntó la razón… “Creo que el nuevo diseño de El Diario nos perjudica mucho a los fotógrafos y no me voy a sentir a gusto viendo que mi trabajo no es respetado”…. Debe haberse muerto de la risa por dentro, pero me dijo que estaba bien y me consiguió la liquidación doble… jajajajaja… que bolas no?

4 comentarios:

Gil Montaño dijo...

Saludos Ray,seguro no me conoces yo fui uno de los despedidos de fotografia de el Universal Junto a Cheo y a Eduardo.
Se un poco de ti por los muchachos por Jorge,Cheo y otros he tenido la oportunidad de leer tu blog por recomendaciones de ellos mismos y la entrada del Guru fue excelente muy humana,me llevo a conocer al guru aun sin verlo jamas y esta entrada pues es un espejo en el que me vi hasta sali de esa empresa,tu apreciacion sobre el personaje es exacta a como la veo y la siento yo y usas varias palabras claves...COBARDE Y MEDIOCRE
y gracias por el apoyo Ray que aun estando muy lejos estas cerca de gente que te aprecia y quiere.

LEONARDO NOGUERA dijo...

Mi pana Ray es muy cierto todo esto que escribes sobre estos personajes que todos parecen tener un patrón, yo lo he vivido y lo vivo aun en carne propia no entiendo y siempre me hago la misma pregunta ¿Sera que les colocan un chip que los convierte en patronales? Jajajajajajjaa lo cumbre de esto es que muchos fueron reporteros de calle y también pasaron por lo mismo, entonces Gallina no se acuerda de cuando fue pollito?
Simulan una “AMISTAD” y te das cuenta con el tiempo que estos personajes y digo personajes porque no se qué calificativo ponerles, no son amigos de nadie solo velan por sus propios intereses y son incapaces de defender a su departamento (fotografía) y pare de contar.
Hiciste una descripción exacta de cómo son…los conocemos bien y en cuanto a ti…bueno mi pana por eso es que te quiero y aprecio por tu sinceridad y te respeto mucho como profesional…saludos

Anónimo dijo...

Saludos... Es Jero.
Solidaridad con los despedidos...
debemos hacer las denuncias y felicito de antemano la actitud asumida al escribir la critica sobre el caso.
Es menester de los periodistas asumir una actitud más combativa hacia los dueños de los medios que abusan y explotan a los empleados; con salarios paupérrimos y muy malas condiciones de trabajo en la mayoría de los casos. También es cierto que los mismos empleados asumen posturas sumisas, cobardes y antisolidarias con el mismo gremio y con compañeros de trabajo creo que es parte de la ideología pequeño burguesa y oportunista que se hace presente en nestos casos, esto es un problema político y de muy poca formación en valores humanos de quienes asumen cargos de mediana y alta responsabilidad dentro de las empresas. Dada esta situación y multiples casos como los que narra Ray debemos fortalecer a los sindicatos de trabajadores ´de la comunicacion (periodistas) pero que estas organizaciones asuman verdaderamente una posición Clasista hacia los trabajadores y no que sean sumisos a las ordenes de los dueños de medios.

Lo que no entiendo es que tiene que ver este estilo con Chávez?

Saludos a todos los compañeros y solidaridad en la lucha...
Jerónimo Escobar.

Chipilofan dijo...

Hola estamos invitando a todos los webmaster para que puedan agregar su sitio web a nuestro directorio "Tu Directorio Blogger".
Los esperamos, si tienes amigos tambien invitalos...

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... procura tener tu perfil habilitado en Blogger o deja un enlace a tu blog...